La retirada de amianto en Tenerife es fundamental para que en todo terreno y obra nadie ponga en juego su salud. Existe otra sustancia, el asbesto, que es muy parecida y que trataremos en esta nueva publicación para darte información sobre ambas y que conozcas a las dos. Sigue leyendo para estar plenamente informado.

La diferencia entre asbesto y amianto está en que las fibras del asbesto son más rígidas, mientras que las fibras del amianto son más flexibles. Pero entremos más en detalle. Sus nombres no son aleatorios. En realidad, amianto es un término procedente del griego. En concreto, de la palabra “amiantos”, que significa sin mancha. Esto nos remite al conocimiento y uso de este mineral tóxico y peligroso ya en la antigüedad clásica, lo que implica que puede llevar intoxicando personas desde hace unos miles de años, por eso, a día de hoy sigue siendo fundamental la retirada de amianto en Tenerife. En cuanto al asbesto, su nombre significa “no se puede apagar”, lo que remite a su capacidad a la hora de soportar el fuego.

Ambas sustancias son muy perjudiciales. Las consecuencias de ambos en la salud humana pueden ser fatales. No en vano, son capaces de provocar que se manifiesten enfermedades tan graves como el cáncer de pulmón o el cáncer de pleura. Las diferencias entre ambos materiales son mínimas y normalmente los podemos encontrar agrupados bajo el mismo nombre.

El amianto está presente en tejas de recubrimiento de tejados, baldosas y azulejos, o productos de cemento. También aunque algo menos conocido, se encuentra en herramientas de automoción como el embrague, los frenos o los componentes de la transmisión. Asimismo se utiliza para trajes ignífugos de pilotos o de bomberos y se emplea en materiales necesarios para la fabricación de barcos.

Contrata a Grupo Nino para contar con los mejores profesionales para la retirada de productos dañinos como el amianto.