Las obras requieren de mucho tiempo y preparación para realizarlas de manera correcta. La zona donde se vaya a realizar el cambio debe examinarse con cuidado y prestando especial atención a todas las características que puede ofrecer. El tipo de suelo es uno de los aspectos imprescindibles a tener en cuenta por las empresas de excavaciones en Tenerife. Esto puede afectar al modo de trabajo y preparación, ya que, según las propiedades que ofrezca, se trabajará de una u otra forma.

Para un correcto desempeño de este proceso es importante contactar con buenas empresas de excavaciones en Tenerife, que cuenten con experiencia y la maquinaria necesaria para llevar a cabo el trabajo. A continuación, se establecerá una pequeña lista de los suelos más comunes a tener en cuenta antes de comenzar una obra así como las propiedades que ofrecen para su tratamiento. Los más corrientes son:

  • Suelos arenosos. Se caracterizan por tener un mayor porcentaje de arena y un contenido ínfimo de arcilla. Son suelos secos y sus partículas están muy separadas entre ellas lo que permite la filtración del agua. No son buenos para grandes edificaciones y se encuentran en zonas de costa o cercanas a ríos.
  • Suelos arcillosos. Cuentan con un gran porcentaje de arcilla, característica que los hace difíciles de trabajar en zonas donde el agua esté presente. Se trata de suelos firmes cuando están secos, pero esto cambia completamente cuando entra en contacto con el agua. 
  • Suelos pedregosos. Son suelos impermeables. Esta característica los hace de los más buscados a la hora de cimentar. En ocasiones, este tipo puede causar problemas lo que puede conllevar a utilizar maquinaria pesada y, por tanto, aumentar el gasto.

Si estás pensando en hacer una obra es imprescindible que cuentes con buenos expertos que califiquen el terreno y su modo de trabajo. Para ello, llama o contacta con Grupo Nino y disfrutarás de una empresa con gran experiencia en el sector.